MARZO Crónica de una parroquia que nace

El 13 de julio se inauguró la primera parroquia villera en José León Suárez (partido de San Martín en la Provincia de Buenos Aires), donde se asientan cuatro villas: Carcova, Independencia, Curita y 13 de Julio y en la fiesta participó toda la comunidad parroquial, familias de los barrios, músicos, curas villeros de otras parroquias y todos los asistentes recibieron un saludo especial del Papa Francisco.

La nueva parroquia lleva el nombre de San Juan Bosco, conocido también como Don Bosco ya que, así como aquí les decimos “padre”, en su Italia natal a los sacerdotes se les dice “don”. De Don Bosco puede decirse lo que decimos de Jesús en una canción: “En su pueblo es un obrero como todos los demás/ con sus manos gana el pan/ trabajando con amor/él conoce la pobreza y el dolor”. La mayor parte de su formidable labor evangelizadora la llevó a cabo entre 1841 y 1888 en la ciudad piamontesa de Turín, donde muchos niños y jóvenes padecían duras condiciones de vida. Don Bosco los amó, les ayudó a creer y les enseñó  a orar y a trabajar. Su ejemplo de santidad activa inspiró a la por él creada orden de los salesianos, a quienes envió a misionar en nuestra Patria, donde sembraron y siembran fructíferas semillas de evangelización.

Mezclados con la gente de la villa hubo políticos de diversas corrientes entre ellos Julián Domínguez presidente de la Cámara de Diputados de la Nación del Partido Justicialista y Gabriela Michetti, senadora nacional y dirigente del PRO; quienes intercambiaron un cordial saludo en una de las capillas sembradas por el padre Pepe en el territorio de la nueva parroquia, signo de la cultura del encuentro que tanto reclama el Papa argentino. Sin agotar la lista de los políticos presentes, frente al altar y con su equipo estaban el ministro de Desarrollo Social de la provincia de Buenos Aires, Eduardo Aparicio, Gabriel Katopodis, intendente de San Martín, Jaime Perczyk, viceministro de Educación de la Provincia de Buenos Aires y Víctor Ramos, del movimiento Patria Grande.

Una personalidad que suscitó interés y simpatía en muchos de los presentes fue Rodolfo D’Onofrio, presidente de River Plate, quien evocó su relación con Carlos Mujica – referente de los sacerdotes villeros, asesinado en 1974- que hoy se extiende a la que tiene con el padre Pepe di Paola. D’Onofrio fue entrevistado por los mismos jóvenes de La Cárcova news a cuyas preguntas había respondido el Papa y en la entrevista aludió a los programas del club que preside, su compromiso con la villa y su amor hacia el Papa argentino, al que deseó “toda la fuerza del mundo”.

Cerraban filas junto al padre Pepe el obispo de la diócesis de San Martín, monseñor Guillermo Rodríguez Melgarejo y sacerdotes de otras villas, todos ellos “intrépidos y contentos”, como los describía un artículo que les dedicara hace un tiempo un diario italiano.

Pero, bajo el sol del domingo y entre el polvo de las calles de tierra, estaba sobre todo el pueblo fiel de Dios. A él iba destinado el mensaje especial de Francisco que el mismo Di Paola grabó el 17 de febrero al visitarlo en Roma. Un mensaje que es al mismo tiempo un programa. “La parroquia lleva el nombre de San Juan Bosco, en el segundo centenario de su nacimiento, porque Don Bosco trabajó mucho con los niños y los jóvenes y una de las dimensiones más fuertes de esta parroquia serán los niños y los jóvenes. Para ayudarlos a integrarse, a llevar una vida digna, para que sean felices, tengan un trabajo y puedan formar una familia”.

Alver Metalli

Facebooktwittergoogle_plusmail