NOVIEMBRE ¡Siempre listos!

Hace 3 años el Padre Pepe mencionó por primera vez a los Exploradores de la Villa 21 y comentó que eran aproximadamente 1000 integrantes, entre jóvenes y niños. Como podrán imaginar, esa cantidad nos pareció una enormidad, asustaba un poco. ¿Cómo podríamos lograr semejante convocatoria en nuestros barrios? ¿Tendríamos la capacidad para organizarnos, para atender a tantos niños y niñas todos los domingos?

Pasaron algunos meses y, en otra reunión, nos dijo: “quiero que el año próximo comencemos aquí también y vamos a llamarnos EXPEDICIONARIOS DE SAN JUAN BOSCO”.

El comienzo fue a puertas cerradas, trabajando activamente con un grupo pequeño de jóvenes que fueron delineando cómo se llevaría adelante esta hermosa tarea. En el 2014 “salimos a la cancha” únicamente en la Capilla del Milagro (no superábamos los 30 integrantes) y en 2015 ampliamos la actividad a las Capillas de Sagrado, Luján, Itatí (Independencia) y Luján (13 de Julio). Actualmente somos más de 200 Expedicionarios, entre Jefes Soles y niños, por lo cual ya no vemos como una quimera llegar a 1000 integrantes.

¿Por qué nos llamamos expedicionarios de San Juan Bosco? San Juan Bosco fue un cura italiano que dedicó su vida a ayudar a los más pequeños y desposeídos. El amor por ellos era inmenso y lo demostraba con cada acción. Su ejemplo perduró en el tiempo hasta llegar a nuestros días y hacerse realidad en las Villas de José León Suárez. Su espíritu sigue vigente.

Los domingos están llenos de propuestas. Por la mañana, de 10 a 13 horas, estamos en las capillas de Carcova y por la tarde, de 14 a 17 horas, en las de Independencia y 13 de Julio. Con mucho compromiso, cada uno de los Jefes Soles dirige a los respectivos grupos de niños. Muchas veces en sus caras se nota que tuvieron pocas horas de descanso (y sí, son jóvenes de entre 15 y 18 años, es natural que así sea) por eso el Padre Pepe valora muchísimo el esfuerzo que realizan.

Los niños y las niñas juegan al ajedrez, memotest, pictionary, ludo, batalla naval y muchos otros más, también realizan actividades plásticas (donde no faltan tijeritas, boligoma, lápices de colores y mucho papel), practican deportes (fútbol, vóley, delegado y hasta béisbol en la Cancha CIMET con el Profe) y últimamente juegan a las bolitas, pero con reglas distintas ya que no se busca ganarle las bolitas al otro, sino a disfrutar con cada compañero que juega.

Comenzamos las actividades rezando y pidiéndole a Jesús y a la Virgen que nos protejan, que nos abra el corazón y nos haga transitar por un camino de paz, de amor, de no violencia, de respeto y cariño hacia la Patria, el Barrio, la Familia y todos los Hermanos. También reciben una colación (desayuno o merienda). Es importante destacar que, por el hecho de ser Expedicionarios, pueden tomar la comunión y la confirmación

Todo lo que llevamos adelante cada semana con esfuerzo y compromiso tiene un premio insuperable: LOS CAMPAMENTOS DE INVIERNO Y VERANO. Son momentos de mucha alegría, de encuentro con los otros y con Dios, conociendo hermosos paisajes de nuestra Patria. Ya hemos estado en el mar y en las sierras durante el verano de 2014. En invierno fuimos a lugares más cercanos, como un hermoso club ubicado cerca de Escobar. Nunca faltan los juegos, las actividades al aire libre respetando la naturaleza, las Misas y los momentos de reflexión. La última noche nos reunimos alrededor del fogón, lo que termina de hacer inolvidable cada uno de esos campamentos.

(Martin Iglesias)

Facebooktwittergoogle_plusmail