Solano: Al principio había solo tierra y agua … después

Villa Curita en cinco cuadros

TIERRA vs. AGUA

Villa CURITA fue una lucha desigual entre el agua y los pobladore… que, contra todos los pronósticos, como el pequeño David contra el gigante Goliat, ganó el hombre. Estela nos cuenta que, al principio, todo fue un asentamiento. Ella, por ejemplo, vino de Lanzoni.

La gente tenía el sueño (y la necesidad) de una casa donde vivir. Un señor Castro atendía la entrega de terrenos, de la sucesión de Don Soligno, el dueño de la fábrica de casimires “Spencer”. Pero la cosa no era tan sencilla: para poder escriturar el terreno, además de pagar los impuestos adeudados por la sucesión, había que llegar a una cota superior a la de las inundaciones. Es decir, no había más remedio que rellenar. Algunas familias, construyeron su casa dos veces. Una, en el nivel bajo, anegadizo. Y otra, la definitiva, luego de subir hasta el nivel seguro. Barrio Curita fue creciendo antes que Barrio Independencia, porque era más alto.

Alguien consiguió que los camiones de tierra producidos por la construcción del puente sobre el tren, terminaran rellenando muchos lotes del naciente caserío; fue una gran ayuda.

GÉNESIS

El barrio comenzó llamándose “CATALANO”, en honor al hermano seglar franciscano de ese apellido, que fue quién vislumbró la necesidad espiritual y material de fundar allí una capilla. Pero, no pudo ver su obra concluida. Ni siquiera, comenzada. En efecto, la muerte lo sorprendió en 1983, cuando apenas había colocado los postes y alambrado el terreno. Pero como Dios siempre está atento a los huérfanos y provee a alguien que se ocupe de ellos, la Fraternidad Juan XXIII prosiguió la obra evangelizadora en el lugar y Nélida (Nelly) RUBIO, las obras en la capilla… Mons VILLALBA, en 1994 entronizó como patrono a San Francisco SOLANO, elegido por la comunidad.

COMO EN EL LEJANO OESTE

Cuando todo estaba en sus inicios, detrás de la gran fábrica “SPENCER” (hoy parque industrial), había un gran tambo con animales. Terreno que llegaba hasta los fondos, como quien hoy va hacia el “camino del Buen Aire”. El caso es que las gentes, necesitadas de viajar en tren, debían dar un larguísimo rodeo para llegar hasta la estación. La solución popular fue, desde el punto de vista geométrico, impecable: unir poblado y tren con una línea recta, cortando el alambrado. En castigo a la invasión de “su” chacra, los chanchos perseguían (y mordían) a los que cruzaban.

Hoy, la calle Santa BRÍGIDA reemplazó al alambre …el asfalto en esa calle marcó un antes y un después.

CAMINANDO MÁS ALLÁ

Estela BAÉZ, vecina de la primera hora de villa Curita, terminó de contarme su historia del barrio. Y luego caminamos hasta el epicentro espiritual del lugar: la capilla San Francisco SOLANO. Y seguimos más allá. Hasta los alambrados del CEAMSE. Toda esa franja es de agua potable escasa. Cloacas precarias. Luz eléctrica mezquina…Pero en medio de un combate diario, de vida, toda esta gente que habita los fondos de Villa CURITA trabaja buscando para ellos y sus hijos, un futuro mejor. Recorrer esos pasillos y callecitas me traía a la mente la hermosa prosa de Pablo NERUDA al pintar rincones de VALPARAÍSO en su amado CHILE. Y la parafraseaba, diciéndome a mi mismo: “Villa CURITA es secreta, sinuosa, recodera…”

MUCHAS HISTORIAS Y UNA FE

Hubo esfuerzos heroicos en la gesta de CURITA. Como aquella familia que tomó por casa provisoria un pozo y por techo, un plástico. Lamentablemente, su identidad, se perdió en el pasado. Porque, nos preguntamos ¿habrán recibido el premio a sus penurias? Muchas veces nos conmueven los relatos de la guerra, donde los soldados viven meses en trincheras. …esperando el momento de destruir al enemigo…

¿No será, por lo menos igualmente digno, sufrir esas mismas privaciones, pero para dar a una familia la casa que, a veces se hace imposible comprar o siquiera alquilar?

Hoy, llena de Fe, la parroquia “Don BOSCO”, construye en Villa CURITA una la extensión de la nueva Escuela de Oficios “San ROMERO de AMÉRICA”, cuya sede está en La CÁRCOVA.

(José Miguel Altube)

Testimonio visual de cuatro luchas: por la FE, por el asfalto, contra el agua y por la Capilla

Facebooktwittergoogle_plusmail