13 de Julio – Historia de una toma

13 de Julio   

Historia de una toma

El espectáculo inhumano de un cartonero durmiendo debajo de su carrito llevó a Estela a ponerse en acción. Había que hacer algo.  Con su propia familia en contra, convocó a vecinos, mayormente de Villa Curita. Todos vivían en condiciones tan precarias que cuesta imaginar.

casillas

“- ¡Vamos a necesitar herramientas, alambres, braseros, plásticos…!”.

Allí no había ni armas ni ejércitos. Sólo un puñado de familias dispuestas a soportar inundaciones,…barro,…falta de agua potable y cloacas…

 Gente humilde, pacífica, sencilla. Muchos de ellos, cartoneros. Sin otra pertenencia que un carrito donde cargar lo que la sociedad descarga.

La toma de los terrenos comenzó el 13 de julio de 2005 a las 6:30h. Se prefirió que entraran las mujeres para evitar respuestas violentas.

Pero a las 9h del mismo día, llegaron la policía, la caballería y el grupo “GEO”. Buscaban un responsable, para llevarlo a “dialogar”. Pero todos se habían juramentado:

“_¡Fuimos todos!…¡no hay ningún responsable!…”

“-Los patrulleros nos volteaban las viviendas, para provocarnos-”, relata    Estela. “-querían tener motivos para atacarnos-“.

Nadie reaccionó. El primer paso, estaba dado

Trajeron luz eléctrica en forma precaria desde la de por sí inestable red de Villa Curita.

Tenían, ¡ sólo una canilla distante, del ferrocarril, para las 100 familias iniciales!…

En Historia estudiamos muchas “conquistas”, que trajeron una cultura “superior”. Pero a la toma pacífica de un terreno público desocupado, se la considera un hecho ilegal. Esas casas de plásticos, palos y alambre son el único albergue que tienen muchas familias que trabajan como pueden y lo que ganan no les alcanza para vivir con dignidad. Debiera interpelarnos el Evangelio:

“…recuerda que has recibido tus bienes en vida y Lázaro, en cambio, recibió males; ahora él encuentra aquí su consuelo, y tú, el tormento. …”

El 16 de agosto de 2005, llegó la cédula oficial de desalojo. Pero nada sucedió. Algunos dicen que el propio presidente Néstor Kirchner intercedió. Por eso querían ponerle su nombre al barrio.

“-hoy viven en 13 de j
ulio
cerca de 350 familias-“,
testimonia Estela.

La barriada fue progresando. El Ministerio de Bienestar Social aceptó enviar a Luis, buen médico, a la “posta sanitaria” que Estela y su marido habpalos y plasticoían construido.

El 14 de octubre de 2008 fue otra fecha histórica: llegaron las pre-fabricadas de la fundación “Un techo para mi país”. Eran unas casitas de madera de 4 x 6m. Los vecinos limpiaban el terreno y en un solo día se hincaban los pilotes y se armaban las viviendas.

LLEGA  LA IGLESIA

La Fe ocupa con naturalidad su lugar en estas barriadas carentes de todo. Y se va construyendo esa “Iglesia pobre para los pobres” que tanto pide nuestro querido Papa Francisco.

Hubo algunas apariciones tempranas, fugaces. Como el padre Adolfo. O Fray Lalo, un respetado franciscano.

Pero, para quedarse, llegó la Parroquia Don Bosco. Padre Pepe arribó a las villas de José León Suárez en febrero de 2013. Samir Palaia y Flor, colaboradores, fueron enviados a  13 de julio. Al principio daban catequesis en lo de Doña Blanca Silva. Otros que vinieron: Jóvenes del Colegio “Virgen Niña”, de villa del parque. También de “Schöenstatt” de San Isidro y de San Gabriel de Vicente Ló
pez.

La tan ansiada y necesaria capilla de madera, llegó a fines de 2013. El municipio, ayudó: dos casitas de madera Conozcamos la historia: es conmovecasita maderadora. Los  internos del cercano penal 46, las prefabricaron. Los vecinos pilotearon el terreno. Fue una sola jornada de trabajo, para erigir el conjunto. El padre Pepe consiguió que trajeran a los presos carpinteros a presenciar el final de la obra que ellos habían comenzado con sus manos.

A partir de allí, las actividades se fueron multiplicando. Apoyo escolar con merienda los lunes, miércoles y viernes… “Expedicionarios”, en 2014… ¡Un primer “Vía Crucis”!

Más y más voluntarios: Santiago y Mariana, que vienen todos los días. Alberto, Laura y la música. Los padrinos y madrinas, con sus creativas actividades…

La Hna Karina, con un nuevo impulso pastoral…

Miremos la foto de los niños y la capilla. Nos ayudará el poeta:

                       “es honra de los hombres proteger a lo que crece”.

Ya no nos convocará el miedo al juicio. Sino el Señor

                                               “…estaba desnudo y me vistieron…”

José Miguel Altube

Facebooktwittergoogle_plusmail