EL PADRE PEPE AHORA ES DOCTOR

 

La Universidad Argentina de la Empresa (UADE) otorgó el doctorado honoris causa al padre José María “Pepe” Di Paola en reconocimiento a “su entrega apasionada, compromiso y vocación para acompañar a los sectores más vulnerables de nuestra sociedad”, según dijo el doctor Ricardo Orosco,  rector de la Fundación UADE, en el acto académico de entrega del título.

El padre Pepe es párroco de San Juan Bosco en el obispado de San Martín (Provincia de Buenos Aires), referente de la Pastoral de las Villas de Emergencia y responsable de la Comisión Nacional de Drogadependencia del Episcopado.

Asistieron a la ceremonia vecinos de las villas de José León Suárez donde el padre Pepe ejerce hoy su misión sacerdotal y también de la villa 21-24 de Barracas, en la que fue párroco de Nuestra Señora de Caacupé durante 13 años y también participaron el obispo de San Isidro y presidente de Cáritas Argentina, monseñor Oscar Vicente Ojea y el presidente del Consejo Honorario de la Fundación UADE, doctor Jorge Del Águila.

Pepe Doctor 2

Que una universidad privada, laica y que, según lo indica su propio nombre, tiene uno de sus ejes en la formación académica de profesionales para el mundo empresario; haya distinguido con un doctorado honorífico a uno de los curas villeros que testimonian con su vida la opción preferencial por los pobres de la Iglesia católica, puede ser leído como un signo de la cultura del encuentro que predica el papa Francisco.

En efecto, en la distinción dada al padre Pepe, hay un reconocimiento implícito de parte de la cultura empresarial que expresa la UADE hacia los valores y la cultura del pueblo humilde cuyo servicio ponen su labor pastoral cotidiana el padre Pepe y los curas de las villas.

Además, si en el lenguaje popular el término “doctor” se usa para designar al médico que cura los males del cuerpo, no está mal que se le otorgue ese título al cura que cura los males del alma

Por lo demás, la sede de la UADE en la que se realizó el acto de entrega del título está en el barrio porteño de Montserrat, justo enfrente de la Santa Casa de Ejercicios Espirituales que en 1795 fundó María Antonia Paz y Figueroa, santa mujer argentina que va ser beatificada el próximo 27 de agosto y es más conocida como Mamá Antela, lugar en el que el padre Pepe dirigió varios retiros espirituales con feligreses de su parroquia.

Un final en tono de broma. El viernes siguiente a ser consagrado doctor honoris causa, cuando el padre Pepe llegó a su habitual reunión con grupo de hombres de la parroquia fue recibido con la consigna con que en actos políticos del pasado se rendía pleitesía al caudillo: “¡Viva el dotor!”

Victor Eduardo Lapegna

Pepe Doctor 4

Pepe Doctor 3

Facebooktwittergoogle_plusmail