CAMPAMENTOS DE VERANO 2016-2017

Una experiencia imperdible

A medida que vamos acercándonos a fin de año crece la expectativa entre los participantes de las diferentes actividades que la Parroquia San Juan Bosco lleva a cabo en Villa Cárcova, Curita, 13 de Julio y Barrio Independencia acerca de los campamentos de verano.

“¿Cuándo nos vamos de campamento?”. “¿Iremos al mismo lugar que el año pasado?”. “¿Volveré a encontrarme con los chicos y las chicas de las otras Capillas?” son algunas de las preguntas que nos plantean.

También hay sugerencias que nos indican el camino a seguir: “lo pasé muy lindo, me gustaría volver”. “Este año quiero meterme más veces en el mar”. “Sería lindo salir a caminar por la playa a la noche”.

Es por todo esto que el Padre Pepe y sus colaboradores comenzaron a trabajar intensamente en este tema apenas terminaron los campamentos de invierno para así planificar con suficiente tiempo una logística nada sencilla sin dejar ningún aspecto librado al azar. San Clemente, Tandil, Isla Martín García, Córdoba, Sierra de la Ventana son diferentes destinos que se fueron evaluando, contactando Capillas y campings de cada lugar.

Es importante destacar que estos campamentos son un momento muy especial, casi fundamental en la vida de los cristianos en los que se viven experiencias inolvidables, que marcan a fuego el espíritu y el corazón de todos los que participan.

campamentos-verano-3

Para este verano estimamos una participación que superará los 600 participantes, lo que indica un interesante crecimiento respecto al año pasado y un compromiso para seguir redoblando esfuerzos.Este crecimiento se debe además a que se fueron incorporando nuevas Capillas y más propuestas, por ejemplo la Escuela de Artes y Oficios San Juan Bosco en Villa La Cárcova, la Capilla San Francisco Solano que está ubicada en Villa Curita, la Capilla Medalla Milagrosa que se encuentra en Barrio Nuevo, entre otras.

Los objetivos que perseguimos en los campamentos son múltiples: que quienes participan en ello conozcan las distintas geografías de nuestro hermoso y extenso país, que tengan vivencias diferentes a las cotidianas, que en la naturaleza vivan un encuentro de intimidad con Dios, contemplando su Creación, que las diversas comunidades se relacionen y se conozcan.

Para muchos de los partícipes significa la primera oportunidad de estar lejos de sus hogares, dormir en una carpa y tener nuevas sensaciones como disfrutar del mar o realizar caminatas extensas por las sierras coronando ese enorme esfuerzo llegando a la cumbre de algunas de sus máximas alturas.

Son muchas las imágenes que quedan grabadas de anteriores campamentos: los chicos y las chicas que, habiendo llegado un día ventoso y frío a San Clemente vieron por primera vez el mar y se metieron al agua vestidos, sin alcanzar a ponerse sus mallas. La bella y novedosa misa que ofició el Padre Pepe en la cumbre de una de las sierras de Tandil. La emoción de ascender el cerro Uritorco y encontrarse en un lugar donde el horizonte abarcaba los 360 grados. Caminar a orillas del mar a medianoche y con una luna llena que plateaba las aguas, para luego sentarnos a reflexionar en un médano bastante alto.

Esperemos poder repetirlas e incorporar nuevas vivencias que, sin lugar a dudas, serán motivo de conversación durante bastante tiempo. Y de hermosos recuerdos para siempre.

Martín “Pachi” Iglesias

Fotos de Fernando Schroeter

Facebooktwittergoogle_plusmail