TOCAR EL CIELO CON UNA PELOTA

Del potrero de La Carcova a la Bombonera

La historia que aquí contaremos podría, sin lugar a dudas, ser el guion de una película. Aquella donde unos chicos humildes de un rincón olvidado del conurbano bonaerense a base de futbol, goles y gambetas logran acariciar el cielo con las manos.

La previa. Corría mediados del 2015 y en una reunión con 400 socios de Boca con el presidente del club y viejas glorias del equipo quien escribe esta nota tomo el micrófono y contó a todos la gran obra que la Parroquia San Juan Bosco, de la mano del Padre “Pepe”, venía realizando en las villas de José León Suarez. Habló de la necesidad de ser ayudados, de la importancia del deporte como herramienta de inclusión social y del fuerte deseo de que el Club se hiciera presente dando una mano. El Presidente reconoció su admiración por Pepe y por el trabajo de los “curas villeros”, como así  también de la dificultad para extender el trabajo de la Fundación (Boca Social) al conurbano. A los pocos meses de esto Boca recogió el guante y comenzó a colaborar sosteniendo un par de profesores para apoyo escolar, recreación y deporte en una de las villas de la Parroquia.

La “Liga del Potrero”: a jugar contra los clubes de los curas de las villas! Corre el 2016 y una tarde nos llaman de Boca Social. Invitan a los profes a participar de una capacitación sobre dirección técnica en futbol junto al Flaco Schiavi (defensor multicampeón con Boca y actual técnico de la reserva). Y enseguida surge la iniciativa: ”tenemos un colaborador de la Parroquia que dirige a los chicos en la escuela de fútbol. Se podrá sumar él también?”. Así Dracu participa de esta charla que termina siendo, a la vez, el lanzamiento de la “Liga del Potrero” una iniciativa de Boca Social reuniendo en competencia a los clubes de las villas de capital. Se forman equipo con chicos de entre 13 a 17 años. De Capital están los chicos de las Parroquias de Ciudad Oculta (Villa 15), Villa 31 (Retiro), Villa Soldati, Villa Rodrigo Bueno, Villa Fátima, Villa 1-11-14 (Bajo Flores), Villa 3 Barrio Ramón Carrillo, La Boca y… (ahora si!!) Villa La Carcova; siendo nosotros el único equipo de una villa del conurbano. Al poco tiempo se sortean en el Club las dos zonas y muchos de los pibes nuestros muestran su preocupación: “los demás equipos tiene chicos mucho más grandes que nosotros!”. Los temores: “yo con no salir último estoy conforme”.

Y empieza a rodar la pelota. Septiembre de 2016. Viene el debut de la San Juan Bosco (con logo propio y sus remera con los colores papales y la cara del santo. Se juega siempre en Capital (CEAMSE Zavaleta, Metropolitana y Deportivo Español). El primer partido es contra Carlos Mugica (de la Villa 31) y la performance es descollante: triunfo por goleada 8 a 3!! La ilusión se enciende y los entrenamientos se intensifican. También la exposición: entrevistas con radios xeneizes, nota en el Diario deportivo Olé. Una verdadera revolución futbolera! La segunda fecha se disputa bien temprano contra Rodrigo Bueno. Muchos de los chicos salen  a la noche y están cansados. Erramos un penal y no se logra abrir el marcador. El 0 a 0 será la única pérdida de puntos en la carrera hacia la final. La baja en el rendimiento hará que los chicos tomen más conciencia (tirón de orejas de Dracu mediante) y vuelvan a entrenarse fuertemente. En el medio Angelici, presidente de Boca, anuncia públicamente que los dos equipos que ganen su zona jugarán la final en la mismísima Bombonera y justo el Día del Hincha de Boca (12/12) con el Estadio repleto!!

A Ganar! Tercera fecha: el desafío es contra el equipo de Villa Fátima y, nuevamente, el equipo descolla y gana por goleada: 4 a 1! Corriendo el mes de octubre la Liga nos enfrenta con el equipo de Virgen del Carmen de Ciudad Oculta (el amarillo ya que dicha Parroquia presentó dos equipos). Con Diego, el goleador del equipo, lesionado y sin poder jugar, los muchachos de Carcova dan nuevamente la nota y golean otra vez 4 a 1. El reemplazante del nueve, Lautaro, mete tres goles. Esa fecha termina con la derrota de Virgen Inmaculada de Villa Soldati que venía puntero en la Zona Amarilla con un triunfo tras otro y los pibes de San Juan Bosco quedan punteros faltando la última fecha contra ese mismo equipo. Partido decisivo. El sueño cada vez está más cerca. La quinta y última fecha enfrenta a los dos equipos con posibilidades de ganar la zona (en la Zona Azul Virgen del Carmen de Oculta ganó todos sus partidos y ya estaba clasificado para la final). Con empatar estaba la clasificación pero los chicos obtienen un gran triunfo en un partido parejo y ganan por 3 a 2. El sueño de jugar en la Bombonera se hacía realidad!

De la Carcova a la Bombonera y de ahí…al Vaticano? Faltaba un mes para la gran final.Todo era ilusión y empezábamos a anotar a familiares y amigos de la Parroquia para participar de esa gran fiesta. Los chicos que hasta ese momento jugaban en potreros de tierra dura, muchas veces teniendo que sacar la basura previamente para poder jugar y teniendo que suspender cada vez que llovía jugarían en uno de los estadios más famosos del mundo: la cancha de Boca. Nuestros Diego, Cristian, Lautaro, Gabrieles, Ivan, Hulk, Alberto y cia pisarían el mismo césped que alguna vez pisó el gran Diego Armando Maradona, el mismísimo Pelé, el Loco Gatti, Riquelme, Palermo, Carlitos Tevez y tantos grandes jugadores!

Fue en ese momento de gran movilización cuando surgió otra noticia realmente inesperada. De Boca Social nos llamaron para contarnos que el ganador de la final, además de obtener una réplica de la Copa Libertadores, tendría un premio increíble: viajaría a Roma, Italia, todo pago, para una audiencia con el Papa Francisco!! Las lágrimas de emoción e incredulidad corrían entre algunos de los pibes y sobretodo en los adultos: de Carcova al Vaticano? Representando a esta Iglesia viva y comprometida con los pobres que encarna el Padre Pepe y toda su comunidad?
Encontrarse con el Papa, nuestro Papa, nuestro amigo donado de estas tierras para el mundo entero? Como para pellizcarse dos o tres veces y abrir y cerrar los ojos varias más para asegurarse que no era un sueño…

Los días siguientes implicaron muchos trámites: los 36 jugadores (de ambos equipos por que el futuro nadie lo sabe) y los adultos acompañantes a hacerse el pasaporte, el nuevo DNI, los permisos de viaje al exterior para los menores, resolver situaciones (un padre detenido, uno que hace años que no está, chicos nacidos en Paraguay).Trabajo de hormigas que se fue resolviendo uno a uno. Y a la vez entrenar y entrenar, correr (incluso con botellas de agua atadas a los pies para incrementar la resistencia y velocidad) y jugar.

12 del 12, Día del Hincha y la Gran Final. Y llegó nomás el día esperado. Más de 350 gargantas acompañaron a los pibes de la San Juan Bosco. Señores esto es fútbol y todo puede pasar. Uno de los pocos deportes donde el débil le puede ganar al fuerte. La alegría inmensa del triunfo o la desazón inexplicable de la derrota. ¿Pero saben una cosa? El partido aún no había empezado y tenía la certeza (como muchos) de que todo lo vivido, todo lo logrado ya era un triunfo. Una caricia para el alma, para los que creemos que los sueños existen y se pueden volver realidad. Para los que creemos que estos pibes, más allá de un resultado deportivo, puedan ser alguien en la vida, tener un futuro, ser personas de bien.

Y la pelota rodó. Los primeros 10’ nuestro equipo dominó claramente provocando varias situaciones de gol y el rival no logró cruzar la mitad de la cancha. Parecía que el triunfo era posible pero primó el oficio de Virgen del Carmen para concretar cada posibilidad y el desarrollo se volvió cuesta arriba. Un golazo de tiro libre cerca del final no logró evitar la derrota: 1 a 4. La copa (y el viaje a Roma) no fueron posibles. Y, aunque las lágrimas de nuestros pibes duelan, nadie pero nadie nos quitará el gran ORGULLO y ALEGRÍA por la aventura vivida. La Parroquia San Juan Bosco puso su nombre en lo más alto. Ante una multitud los colores blanco y amarillo y el rostro de Don Bosco poblaron el barrio de la Boca y se hicieron ver y sentir en la mismísima Bombonera. A Dracu, a Blanca, a Paola y nuestros 18 héroes les damos las gracias por todo esto!! La llama de nuevos sueños y mayores desafíos, en este hermoso sueño colectivo encabezado por el Padre Pepe y seguido por esta Comunidad, sigue más encendida que nunca.

Juan Meroni

Facebooktwittergoogle_plusmail