ARRIESGAR SU PROPIO PELLEJO POR AYUDAR A OTRO

Los participantes del Taller de Teatro y Audiovisuales

Paola Barrientos la actriz que se hizo popular con su personaje de Claudia, ”la del aviso del banco”, vino a visitar el Centro Juvenil Don Bosco de Villa Carcova y los adolescentes la entrevistaron sobre su carrera, su vida y su personaje de Jimena, la maestra de la película Ciencias Naturales.

“Ciencias Naturales” es la historia de una niña que no conoce a su padre y sale a buscarlo, ayudada por su maestra de Ciencias Naturales. Una película loable y a la vez pequeña y enorme. Es la opera prima de Matías Lucchesi, un cordobés que la filmó en las sierras de su tierra, contando una historia íntima, llena de enseñanzas.

Paola Barrientos nos visitó para compartir con nosotros su experiencia como actriz, pero también su experiencia de vida. Fue una tarde muy hermosa, llena de entusiasmo.

Paola: Les quiero contar que “Ciencias Naturales” es una peli que a mí me encanta y cada vez que la presentan en algún festival o la proyectan en algún lugar me encanta acompañarla, porque la quiero mucho, así que me alegra que la hayan visto acá en el Centro Juvenil.

Chicos: ¿Cómo te sentiste al hacer el papel de Jimena? ¿Te gustó?

Paola: Es un personaje re lindo porque es una heroína, Jimena, que ayuda a Lila a encontrar a su papá. Lila necesitaba la ayuda de un grande, alguien que la pueda entender y acompañar porque, si bien ella estaba muy segura de lo que quería, es una nena y sola no podía hacerlo. Esa persona grande que la ayuda es mi personaje, Jimena, que asume los riesgos de acompañarla y lo hace. Jimena es de esos personajes medio soñados. ¿Y si me gustó? Sí, me gustó mucho.

Chicos: ¿Qué similitudes encontrás entre vos y el personaje?

Paola: Quizás lo que me gustaría ser a mí es lo que hace esta maestra: arriesgar su propio pellejo por ayudar a otro. Es lo que aspiro, poder ponerme en el lugar del otro y cerca del otro y poder ayudar. De algún modo en la vida lo intento. Jimena es solidaria y sabe querer.

Chicos: ¿Cómo se prepararon para filmar Ciencias Naturales? ¿Dónde se filmó la película?

Paola: ¿Cómo nos preparamos? ¡Con mucho abrigo! ¡Un frío impresionante! El clima ahí es de mucho viento, y muy seco. La peli la filmamos en la provincia de Córdoba, en un lugar que se llama Altas Cumbres. Gran parte de la filmación se hizo en una escuela rural, pero nosotros estuvimos ahí en época de vacaciones, por eso ese mes los chicos no estaban ahí. En esa escuela rural los chicos se quedan a vivir los meses que duran las clases por el clima tan difícil que hace y los fines de semana se van a sus casas. Para ir y venir a la escuela muchos caminan durante dos horas, y otros lo hacen a caballo.

Chicos: ¿Ensayaron?

Paola: Sí, ensayamos un poco. Con Paulita (la actriz que hace de Lila), que ahora ya tiene 15 años, nos encontramos solo una vez porque ella vive en San Clemente del Tuyú; ella ya había actuado en una película preciosa que se llama “El premio” de Paula Markovitch, cuando era más chiquita. Fue hermoso trabajar con Paula (Hertzog), una gran compañera, una chica muy sensible.

Chicos: En la película, ¿manejabas de verdad o hicieron pantalla verde (efecto croma)?

Paola: Manejaba de verdad, el auto se movía de verdad. Manejaba yo la mayoría de las veces, aunque a veces hacíamos algunos trucos; como por ejemplo ponían algo que se llama algo así como “camera car”, cuando enganchan la cámara en una camioneta que va adelante. Es una camioneta adelante que te engancha el auto en el que uno va y lo va llevando, y vos hacés que manejás. Eso sucedió en algún plano que se nos veía de frente. Las escenas de autos eran las más complejas.

Chicos: ¿Qué es lo que más te divierte de actuar?

Paola: Me divierte ser parte de historias inventadas, de historias que son diferentes a mí y a mis días… jugar a ser otras cosas. En el caso de Jimena una heroína, o jugar a ser una mala; ahora estoy haciendo una obra de teatro donde hago de una señora muy emperifollada, con aros y uñas postizas ¡muy borracha! y me parece divertido; me gusta jugar a ser cosas que yo no quiero ser, en muchos casos, pero el jugarlo es muy divertido. Me gusta mucho disfrazarme y ponerme zapatos, que yo nunca uso, y aros y peinados. Me gusta mucho sobre todo lo que significa actuar: jugar con otros. Actuar es como jugar, a mí me divierte eso de actuar: ¡jugar!

Chicos: ¿Te besaron como actriz?

Paola: ¡Montón de veces!

Chicos: ¿Y no te incomodaba?

Paola: ¡No! Me gustaba (risas). Es uno de los beneficios de la actuación.

Chicos: ¿Qué serías si no fueses actriz?

Paola: Estaría internada en un loquero, me hubiese internado mi marido (risas). La verdad que no sé, quizás algo relacionado a la cocina, porque me gusta cocinar, también me gusta coser… tejer… seguramente me hubiese dedicado a hacer alguna manualidad. De hecho lo hago, tejo cositas para mis hijos… También tengo una huerta en mi casa, con zapallos, tomates…

Chicos: ¿Sos parecida a tus personajes?

Paola: Lo que pasa que mis personajes son muy distintos todos… es difícil contestarte, pero a ver déjame pensar… A Claudia la del banco no, esa señora que va al shopping no soy parecida; a Jimena me siento más cercana, si bien nunca hice algo así por alguien. Pero digamos que voy más por ese camino, por el altruismo que por el consumismo…

Chicos: ¿Siempre quisiste ser actriz?

Paola: Primero quise ser bailarina, hice danzas muchos años de chiquita, y después, a los 14, 15 años empecé a hacer teatro…

Chicos: ¿Recordás cómo fue ese recorrido?

Paola: Me anoté en un taller de teatro, en la biblioteca de San Fernando. Después seguí en otro taller de teatro y finalmente, cuando terminé el colegio, a los 17 años me anoté en la EMAD, que es la Escuela Municipal de Arte Dramático, que es del estado, gratuita. En ese momento estaba en San Telmo, y ahora se mudó a Once. Recuerdo que hice el examen de ingreso en la EMAD y no entré, se presenta mucha gente… como 300 personas y entran solo 20 personas… me llevó unos años volver a animarme a hacerlo. Finalmente ingresé… A mí lo que siempre me interesó es el teatro, todo lo demás vino solo… y pude hacer de esto una profesión de la cual vivo, y me pone feliz.

Chicos: ¿Trabajaste de otra cosa?

Paola: Sí, trabajé de camarera muchos tiempo, como diez años en distintos lugares… y era muy mala ¡me olvidaba de los pedidos que me hacían! también trabajé de secretaria durante bastante tiempo.

Chicos: ¿Qué es lo que más te gusta hacer cuando no estás actuando?

Paola: A mí me gusta mucho estar en mi casa. Mucho. Estar con mi familia, adentro de mi casa, es mi mejor plan.

Chicos: ¿Quién es tu actor y tu actriz favorita?

Paola: Una actriz que gusta mucho es Mercedes Morán, y un actor Luis Machín.

Chicos: ¿Estás trabajando actualmente en la tele o en una película?

Paola: No, ni en tele ni en cine. Estoy trabajando en teatro. En el Teatro Nacional Cervantes estoy haciendo una obra, que es una comedia, que se llama “Tarascones”, que es la que les contaba, que son cuatro señoras emperifolladas, de clase acomodada, y mi personaje es el de una señora borracha. Disfruto mucho de hacer comedia.

Chicos: ¿Qué personaje te gustaría hacer que todavía no te ofrecieron?

Paola: Me gustaría hacer algún personaje que sea muy, muy mala. Creo que puede resultar muy divertido. Así de esas malas de telenovelas.

Chicos: ¿Cómo sos en tu vida personal?

Paola: ¡Soy re copada! (risas). Me considero una persona confiable, y quizás un poco nerviosa… impaciente…

Chicos: ¿Estás casada? ¿Tenés hijos?

Paola: Estoy casada y tengo dos niños, Jano que tiene 8 y Clara que tiene 3 y medio.

Chicos: ¿A qué edad tuviste a tu primer hijo?

Paola: A los 35 años.

Chicos: ¿En qué ocasiones mentís?

Paola: A veces cuando no quiero herir a alguien puedo llegar a mentir, cuando no me animo y no quiero hacer sentir mal a otra persona. Generalmente son mentiras sonsas.

Chicos: ¿Cómo haces para hacer escenas graciosas y no reírte?

Paola: Yo no soy de reírme mucho cuando estoy actuando. Me divierto mucho, pero no me río.

Chicos: … porque nosotros no aguantamos la risa cuando actuamos… por eso queremos saber cómo haces vos.

Paola: A mí me parece que muchas veces la risa es como una defensa que uno tiuna escena de Ciencias naturales ene porque le da vergüenza como los otros lo están viendo. A veces, pasa que sí sucede algo gracioso justo, que te hace reír un montón. Pero cuando uno está actuando, la risa surge cuando se piensa en la mirada del otro “qué pensará el otro de lo que estoy haciendo yo”, y ahí automáticamente empieza la risa. Me parece que la risa es una defensa para no profundizar más e involucrarse con algo que tal vez a uno lo pueda sorprender de uno mismo y a los demás también. Uno es capaz de muchas más cosas de las que uno cree.

Chicos: ¿Qué consejo nos darías?

Paola: Un buen ejercicio para hacer es intentar traspasar la risa, porque me parece que en ese ejercicio ¡se pueden encontrar cosas interesantes de cada uno! Y si a veces se hace difícil, por ahí está bueno tomarse un buen tiempo para reírnos todo lo que nos queremos reír, y después ya trabajamos con menos risas.

Llegando al final del encuentro, Paola nos sorprende con un ofrecimiento.

Paola: Si arman una historia, un guión y quieren filmar algo y organizan bien el plan de rodaje, yo puedo hacer una participación como actriz.

Profe de teatro: ¿Cuáles son las mejores condiciones que puede tener una actriz para desarrollar su trabajo? Es decir, si nosotros te invitamos a que participes en alguna de nuestras propuestas ¿qué te gustaría que te ofreciéramos?

Paola: Para mí las mejores condiciones son el amor por el trabajo, la dedicación y el compromiso, que el grupo de gente que decide hacer algo tome e involucre a otras personas. El entusiasmo y el compromiso que haya con el trabajo es la condición con la cual uno sabe que no se va a sentir defraudado. Amor y respeto por las otras personas, por el grupo de trabajo. Eso. Y es un montón.

Los pibes y las pibas del Centro Juvenil Don Bosco Carcova  –Taller de Teatro y Audiovisuales / Junio 2017

 

En la foto principal los participantes del taller de Teatro.

Facebooktwittergoogle_plusmail