EMBRARRASE PARA QUE LA VIDA FLOREZCA

Nuestra Señora de Itatí

En 1976 el barrio Independencia solo contaba con la presencia de la guarderia, una hermana llamada Carmela, estaba a cargo de los niños de las madres que trabajaban. Ese año los Franciscanos conventuales realizaron una mision evangelizadora en barrio Independencia Los vecinos que en ese tiempo en su mayoria eran correntinos los que habitaban el barrio, eran invitados a llevar una imagen a la guarderia. Los misioneras visitaban a las familias dueñas de las imagenes, para luego volver a la guarderia donde permanecerian hasta terminar la mision. Por las mañanas se atendian a los niños y por las tardes se atendia a los jovenes.

Al finalizar la mision cada vecino debia retirar su imagen. Curiosamente la imagen que no fue retirada fue la de la Virgen de Itati. La hermana Rosa Masciopinto, en ese momento encargada del lugar, espontaneamente concluyo diciendo " La imagen quiso quedarse" es por eso que desde ese momento, lo que fuera la guarderia y aun hoy la capilla recibe el nombre de Nuestra señora de Itati y esa primera imagen aun hoy siguie alli.

En 1977 se comenzo en lo que fuera la guarderia, la misa dominical y la catequesis, para el año 1980 ya se estaban celebrando las primeras comuniones y con la colaboracion de los vecinos se construyo lo que hoy es La capilla Nuestra Señora de Itati. Asi comienza un poco la historia el cual con la presencia de hermana Rosa la capilla era un lugar de encuentro, en donde las puertas estaban abiertas para todo el que quisiera participar,con el paso del tiempo, los años que se hacian sentir en el andar de nuestra querida hermana y esto fue cambiando las puertas ya no estaban abiertas y la ausencia evangelizadora comenzaba a sentirse, ya desesperanzados de que esto pueda cambiar y nuestra capilla se fuera a cerrar completamente…hasta el 2013 en donde aparecio lo que tanto se pedia y esperaba en el barrio un cura como padre pepe, al que no le importaba embarrarse el quien hizo que las puertas se abrieran de par en par invitandonos nuevamente a ser iglesia..una iglesia que camina y visitan casa por casa  con sus  misioneras del grupo de mujeres, donde los juegos, las risas y las travesuras de chicos y jovenes de expedicionarios, catequesis y el apoyo escolar volvieron a escucharse, donde cada encuentro del grupo de hombres surgen ideas nuevas y donde en cada misa los encuentros son de alegria y amistad y en donde en comunidad los preparativos de cada  fiesta se viven como tal.. hoy vuelve a ser esa capilla que tanto esparamos que fuera nuevamente, la que muchos vivimos y recordabamos con tanto anhelo de lo que fue y hoy vuelve a ser es.una capilla con sus puertas abiertas de par en par llena de vida esperandonos cada dia volver a entrar.

Rosana Ocampo

Facebooktwittergoogle_plusmail