A PURO PULMÓN

San Francisco Solano

Hace 30 años, el cura Catalano de la orden franciscana y algunos vecinos del barrio de Curita, en Jose Leon Suarez, decidieron fundar una una capilla para la comunidad en una porción de un terreno solitario y desolado. El padre franciscano hizo traer una imagen de la Virgen Rosa Mistica pero como la gente ya tenía una imagen de San Francisco Solano, hubo que elegir entre las dos para nominar la capilla y la mayoria eligió a Solano, con lo que ese santo evangelizador fue quien dió nombre y quedó establecido patrono de la capilla.

La gente identificada con este proyecto levantó con sus propias manos el templo y con esa misma pasión lo defendieron frente a hostilidades policiales y adversidades diversas. Ellos jamás bajaron los brazos y sostuvieron ese espacio para que la comunidad pudiera refugiar su fe. Lo mantuvieron aunque hubo que oficiar la misa entre escombros y afrontar inundaciones en las que se perdía todo y la gente tenía que salir a buscar la forma de conseguir el dinero o las cosas que se perdieron.

En algún momento la capilla se quedó sin sacerdote y hubo quienes trataron de transformar a ese espacio de fe en ámbito de actividades sociales o politicas, a lo que la comunidad de Solano se opuso rotundamente, defendiendo su deseo de conservar ese espacio de fe.

Si hablamos de piedras fundamentales en la continuidad de la capilla, entre muchas otras, vale mencionar a dos personas que estuvieron desde el principio: Estela y Elsa. Ellas fueron importantisimas para crear un espiritu de comunidad que, con su trabajo y sacrificio, supieron formar a cada uno de los miembros, especialmente los mas jovenes, invitándolos, llamándolos y mostrándose siempre interesadas en lo que a cada uno le sucedía, lo que hace que se diga “si vos estas contento festejan con vos, y si vos estas triste lloran con vos”.

La llegada del padre Pepe le dío nuevos aires a la comunidad y a la capilla de Solano, realizando misas periodicamente, creando actividades nuevas y trayendo a las hermanas del orden de Santa Marta, cuya llegada consolidó el espíritu religioso de la comunidad. Las religiosas funcionan a modo de iman y sus propuestas de actividades novedosas ayudan a que todos puedan encontrar su lugar, aprendan a sentirse cómodos allí y todos puedan ser parroquia. Así, cuando salen a misionar no lo hacen solo en su barrio, sino que se suman a otras misioneras y van recorriendo toda la parroquia. Tan grande es el sentimiento de pertenencia que cuando se organizan eventos en otras capillas, se busca que alguien vaya a representar a Solano y a su lema, “pocos en numero, pero muchos en fervor”.

Actualmente, ademas de la Misa, se desarrollan variadas actividades para todas las edades:

Grupo bíblico, para aprender y reflexionar juntos sobre la Biblia y como reflejarla en la vida de cada dia; grupo de hombres y mujeres, donde sentirse útil y juntarse entre pares compartiendo momentos recreativos, de oraci+on y de trabajo para la capilla; y una larga lista de actividades pensadas para chicos y jovenes, como el prejuvenil masculino y femenino, catequésis, expedicionarios, Centro de Actividades Infantiles (C.A.I.), Centro Educativo y Centro Juvenil, donde por edades se aprende a crecer juntos y segun valores sanos siguiendo el modelo de San Juan Bosco; ademas hay feria para cubrir los pequeños gastos, taller de guitarra y de arte. Cada dia pasan por la capilla decenas de grandes y chicos, con sol y con lluvia. A veces, en la Capilla como en la casa, uno se siente cansado o preocupado por algun tema personal, pero ir, estar y compartir devuelven fe y esperanza y es el combustible indispensable para volver al ruedo.

En el futuro se piensa seguir mejorando a las actividades ya mencionadas, y se espera lograr que crezca el número de participantes, tanto de los niños y de jovenes como de adultos. Probablemente se pueda terminar los trabajos de la infraestructura y sumar algunos deportes. Pero lo mas importante, es que los adultos de hoy sepan cuidar y dar espacio a los jovenes, como en pasado hicieron con ellos; hay que acompañarlos para que se sientan identificados y cómodos en esta comunidad, para que esta pueda seguir creciendo, como lo hizo hasta ahora.

Nicolas Soria y Silvia Pizio

Facebooktwittergoogle_plusmail