Domingos católicos para chicos en recuperación

Capilla del Hogar de Cristo

Todos los domingos

La Capilla del Hogar de Cristo nació allí, en la Calle San Martín, junto al “Pancho SUSI” (lugar de comida rápida de panchos, clásico de J. L. Suárez), frente al altar del Gauchito Gil. 
Allí, bien en frente de la estación terminal del tren, un domingo de octubre de 2014, arrancó este proyecto con la intención de armar un lugar que contuviera a chicos, con consumo problemático de estupefacientes, y a sus familiares. 
Era cuestión de generar un domingo católico, con fuerte contenido espiritual, con la celebración de las misas del Padre Pepe a las 17 horas y un final con cantos, juegos, baile y por qué no, pizza al final de la jornada, pasando las 20 horas. 
Estas misas, con público interreligioso, se convirtieron en un canal evangelizador muy poderoso entre los pibes del Hogar. Es notorio como muchos chicos retornaron al culto católico a partir de su participación en las actividades de esta capilla. Bautizos, comuniones, confirmaciones y hasta casamientos se celebraron en ella, domingo a domingo. 
Durante décadas, distintas sectas, nacionales y también brasileñas, lograron embaucar a los pobladores de los barrios más humildes aprovechando la ausencia de nuestra Iglesia. 
Esta vez, de la mano del Padre Pepe y el Hogar de Cristo, con su capilla y su terapia, se dio la presencia activa, en este territorio de la rivera del Reconquista, de la Iglesia Católica con la que logramos cortar ese paradigma tan penoso, para los locales y todos nosotros.
Después de 2 años, mudamos el Hogar y la capilla a donde funciona en este momento, en la calle Esmeralda 7020, del otro lado de la vía, al lado de la estación terminal de tren. Esta nueva capilla funciona en el SUM del Hogar y es la capilla que une a todos los barrios, ya que al estar fuera de éstos y equidistante del resto, generamos en ésta un buen espacio de bandera blanca.
Quiero destacar que no solo el Padre Pepe celebró allí misa; también lo hizo el Padre Eduardo Drable, ex párroco de la villa 31 y ahora miembro de la Parroquia San Cayetano de Liniers. También celebró y celebra la Palabra la Hermana Marcela, que es la Licenciada en Trabajo Social del Hogar. En este espacio hay que destacar también la creación del coro permanente, a cargo de nuestro profesor de música que dedica los sábados, junto con su familia y con los chicos del hogar, a la práctica de la percusión con bombo, bongos y tambor peruano. También, es de destacar la presencia de María Isabel, catequista de la capilla de Solano López, dentro del barrio Independencia, que pasó a ser la operadora femenina indispensable y la productora – realizadora de los Vía Crucis del Hogar y su capilla en Pascuas.
La Capilla del Hogar de Cristo tiene, en su puerta, la imagen de la Virgen de Lourdes que invita a todos a participar de nuestras celebraciones, cuidándonos con su gracia.


Marcos Liberatore

Facebooktwittergoogle_plusmail